(redaccioncentral.net) La semana pasada nos hacíamos eco en Perfil Cristiano de la obtención de un premio Martín Fierro por parte de Walter Morales, un reconocido pastor bautista que, además, es productor de la TV Pública desde hace más de 20 años.

Y estos días atrajo nuestra atención otra noticia de similares características: un reconocido periodista cristiano, de extensa trayectoria en la televisión chubutense, obtuvo la estatuilla en el rubro “Mejor noticiero”, por “Canal 12 Noticias 1° edición”, de Puerto Madryn, donde se desempeña como conductor. Esto se dio en el marco de la edición federal de esta entrega del Martín Fierro.

Se trata de Pablo Juan González, oriundo de Buenos Aires pero con una destacada y dilatada labor en la televisión de aire en esta ventosa ciudad patagónica.

Lejos quedaron aquellos tiempos en los que Pablo oficiaba de crítico discográfico para la recordada revista Visión Joven. Hoy, ocupa un lugar relevante en uno de los principales canales de Madryn. “En 1998 llegué a Puerto Madryn junto a mi familia. Mi esposa vivía aquí de soltera, y luego de algunos años en Buenos Aires decidimos el cambio. Soy locutor, egresado del ISER, y ni bien llegamos trabajé en LU 17, la radio AM de la ciudad, la que todos escuchan en un lugar chico. Allí estuve 6 años, y luego me llamaron de Madryn TV, en un tiempo de renovación de la programación.

El noticiero del mediodía es muy visto, ya que aquí la gente mantiene la costumbre de almorzar en su casa. La televisión te da una ‘popularidad’ que supera a la radio, y además llevo 11 años conduciendo el noticiero. También trabajo en la docencia en escuelas secundarias, y en la carrera de Locución que se dicta en Trelew, ciudad que queda a 60 km de aquí. Esto último es especialmente valioso, ya que históricamente, los locutores o conductores no tenían aquí una formación académica”.

Desde hace 11 años Pablo se desempeña en su rol de conductor de “Canal 12 Noticias”, y se encontró con varias coberturas que ameritaron la candidatura del noticiero a este premio. “Creo que más allá de las coberturas especiales, que existen, está el día a día de la actualidad. Esto es muy exigente, y si queremos contarlo con profesionalismo y calidad, más todavía. Hoy el servicio informativo de Canal 12 cuenta con dos ediciones, un panorama semanal los fines de semana, y podemos agregar los segmentos de noticias en dos radios FM que son parte de la misma empresa. Esto supone un gran trabajo en equipo. Uno es la cara visible, pero hay mucha gente trabajando detrás.

El año pasado, por el cual nos nominó APTRA, fue especialmente intenso principalmente por las elecciones. Además, Puerto Madryn tiene problemáticas que existen en otros puntos del país: la inseguridad, las drogas, los conflictos gremiales”.

En tiempos en los que permanentemente se hace hincapié en la capacitación de los comunicadores cristianos, es muy saludable que un periodista cristiano con todas las letras obtenga un reconocimiento masivo como el que logró González. “Como les mencionaba antes, es muy importante la formación. Los medios de comunicación con contenidos cristianos necesitan gente idónea. Si buscamos la excelencia en distintas áreas en la Iglesia, ¿por qué no lo hacemos en los medios? La radio de la Iglesia debería ser un trampolín para cosas grandes, dentro o fuera de los medios cristianos. Hay trabajos realmente interesantes en la TV. Por ejemplo lo que hace Canal Luz, con seriedad y calidad. Hoy tenemos más medios tecnológicos para trascender en la sociedad, no es como antes que solamente estaba la opción de poner una radio. Internet es un campo muy rico. ¿Por qué no filmar pequeños documentales y colgarlos en YouTube? Esa es una de las ideas, pero hay muchas más. Solo es cuestión de ponerlas en práctica.

También hay que abrirse más en la producción de los contenidos. No solo quedarnos con ‘la gente de la Iglesia’. En ese sentido, destaco el programa ‘La puerta abierta’, que conduce el pastor Juan Pablo Bongarrá por canal Luz. Puede invitar tanto a otro pastor, o un líder que profese nuestra fe, como también a un sacerdote, un rabino, un músico popular, por poner algunos ejemplos. Siempre hay que tener en cuenta al público, tratarlo con respeto, y saber que hay alguien con quien llegar con la palabra de Dios. Pero hay que hacerlo con excelencia”.