Por Gustavo Romero (*)

¡En un mes empiezan las clases! Esto es motivo de alegría para muchos padres y de tristeza para otros; sobre todo para los padres y madres primerizos.
Para evitar problemas y disfrutar la escolaridad de nuestros hijos, te comparto seis consejos prácticos:

-Comenzar el ritmo unos días antes (hora de cenar, acostarse etc.).
Nuestros hijos necesitan rutina. La rutina les da el marco necesario para sentirse contenidos, protegidos. La idea es que se bañen, tengan una cena frugal, se laven los dientes e vayan a dormir siempre a la misma hora. Debemos evitar los alimentos dulces (chocolates, caramelos, etc.) así como que vean televisión ya que esto les altera y no promueven el descanso al dormir.

-Comunicarnos con mensajes positivos.
Decirles frases como “te va a ir bien”, “sos inteligente”, “quizá algunas cosas no te gusten o te cuesten pero sé que lo vas a superar” o “mamá y papá también fueron al colegio y acá estamos”, son frases que descomprimen de las tensiones a nuestros hijos. Por otro lado, sienten el respaldo de sus adultos de referencia a la hora de entrar a un mundo nuevo y desconocido.

-Involucrarnos en las tareas escolares desde el primer día.
Esto no quiere decir que tengamos que hacer las tareas con ellos, sino generarles un ambiente donde puedan hacerlo sin interrupciones. Hay que guiarle a encontrar su momento y lugar.
La idea es que llegue, almuercen (si van de mañana) y hagan la tarea antes de ir a jugar. Si van por la tarde, que la hagan antes de cenar así no queda para el día siguiente, evitando olvidos o corridas si hay que comprar algún mapa u otra cosa.
Tanto mamá o papá pueden leer el cuaderno de comunicaciones y firmarlo. Esto le demostrará al niño que estamos interesados en que le vaya bien.

-Poner mucha atención al acoso escolar.
Estamos viviendo tiempos muy violentos, por lo que debemos estar atentos a síntomas de acoso hacia nuestros hijos (terror a ir al colegio, moretones, cara de susto al nombrar algún compañero, que se orine en la cama, etc.).
Por otra parte, también debemos prestar atención si nuestros hijos son los violentadores. Arranques de ira, prepotencia, son indicadores de violencia contenida. Evitar que vean películas o accedan a videojuegos no convenientes a su edad son, en un principio, algunas cosas que debemos hacer para bajar el nivel de violencia.

-Ayudémosles a controlar las faltas.
Mientras están en primaria, no conviene dejar que falten por cualquier motivo ya que esto marcará pautas para que en un futuro no asistan por cualquier motivo. Demos el ejemplo con nuestro trabajo.

-Mamás y papás primerizos.
¡Los miedos y la ansiedad se transmiten! Tengamos pensamientos positivos. El colegio no es un monstruo come niños. Es necesario que pasen por algunas circunstancias para que aprendan a valerse por sí mismos. No vamos a poder estar junto a ellos toda la vida, por lo que desde chicos deben adquirir herramientas de las relaciones humanas para enfrentarse a esto que llamamos vida.

El éxito escolar es una responsabilidad compartida. Trabajemos juntos.
Si necesitás ayuda para poner en práctica estos consejos, te invitamos a comunicarte con nosotros al 15-6-536-9539 vía sms o WhatsApp o a la fanpage.

(*) Gustavo Romero es Consultor Psicológico
www.facebook.com/gustavoromeroconsultorpsicologico