William Franklin Graham Jr, el predicador más conocido del mundo, partió con el Señor este miércoles por la mañana en Carolina del Norte (sureste de Estados Unidos), a los 99 años.
El predicador llegó a decenas de millones de personas en el mundo a través de sus cruzadas y desarrolló vínculos con cada uno de los presidentes de Estados Unidos, desde el presidente Harry Truman. Incluso llegó a tener el apodo de “Pastor de Presidentes”, y también tuvo una buena relación con la Reina Isabel II.
El evangelista a lo largo de su vida fue condecorado con los siguientes reconocimientos: Caballero comendador de la Orden del Imperio británico, Medalla Presidencial de la Libertad, Medalla de Oro del Congreso de los Estados Unidos, Premio Templeton, Ronald Reagan Freedom Award. También figuró en el cuarto número de la lista Gallup de personas admiradas en el siglo XXI.
Desde 2007, el predicador viene arrastrando varios problemas de salud. En ese año estuvo hospitalizado durante 11 días por una hemorragia intestinal. Un año después en febrero, Graham fue hospitalizado por seis días para reemplazar una válvula para regular su presión cerebral.
En 2012, en agosto, fue hospitalizado para recibir tratamiento para una infección pulmonar. Salió dos días después.
El 13 de agosto de 1943, Graham se casó con su compañera de clase en Wheaton, Ruth Bell (1920-2007), cuyos padres Virginia McCue y Lemuel Nelson Bell, cirujano general, eran misioneros presbiterianos en China.
El influyente predicador se retiró en 2006, y su hijo Franklin se hizo cargo de la Asociación Evangélica Billy Graham.
El predicador llevó a cabo una incansable tarea misionera por los cinco continentes. Unos 210 millones de personas asistieron a sus sermones a lo largo de las 417 cruzadas que realizó durante más de seis décadas.