El pasado sábado 21 de octubre se llevó a cabo la primera edición de SMART, Arte Inteligente. La jornada, organizada por Llegar Alto Comunidad de Fe, se llevó a cabo en las instalaciones del Auditorio Llegar Alto, en el barrio porteño de Recoleta.
Contó con la participación de varios artistas jóvenes de diferentes iglesias, que vieron en el encuentro la oportunidad de nutrirse, inspirarse y conocer a otros cristianos que están siendo de influencia en su esfera de acción. Artistas plásticos, bailarines, actores, músicos, escritores, diseñadores, y todo tipo de ramas del arte confluyeron en una jornada donde abundó la Palabra de Dios y el centro de todo fue Jesucristo.
Samuel Nascimento, actor, bailarín y cantante, abrió el evento compartiendo experiencias personales y testimonios, alentándonos a buscar la guía de Dios en todo momento de nuestra carrera artística. A continuación Ulises Eyherabide, desde un plano de trayectoria de años, habló del poder corruptor de la fama no puesta al servicio del Señor, y –tomando su guitarra- nos anticipó su nuevo corte “De aquí no me voy”, a estrenarse próximamente. Luego, en un tiempo de foros conducidos por artistas de Llegar Alto, los participantes se distribuyeron según sus intereses: Música, Baile, Literatura, Multimedios, Teatro y Artes Plásticas, donde tuvieron un tiempo muy ameno para plantear interrogantes, inquietudes y compartir experiencias. Nuevamente en las plenarias, la artista plástica Cristina Santander habló sobre si es posible “vivir del arte”, mientras que el actor de teatro musical, Diego Rodríguez, explicó los fundamentos bíblicos de la misión cristiana, y los desafíos que tenemos a futuro. Más tarde, el cineasta Rodrigo Fernández Engler, director de la película galardonada “Soldado argentino, solo conocido por Dios”, contó su testimonio y nos desafió a tomar riesgos para ver grandes resultados. Cerrando la jornada, el teólogo, escritor y músico cordobés Lucas Magnin, autor del libro Arte y Fe, nos proporcionó un excelente marco teórico para cerrar todas las ideas, mezclando teología, historia y arte.
En palabras de Christian y Marijó Hooft, pastores de Llegar Alto, “creemos que esta jornada fue de mucha inspiración y bendición para artistas cristianos de varias iglesias, que fueron desafiados a seguir buscando de Dios para entregar su arte de manera más efectiva”.