Por María José Amiunes

Llegó el calor y con él las despedidas, cumpleaños, eventos sociales, vacaciones, y cuántas cosas más, ¿no?
¡Parece que cuidarse resulta imposible… pero no es tan así!
Te doy a dejar unos tips para que puedas disfrutar el verano sin llevarte de souvenir unos kilitos de más.
Tip 1: Debido a las altas temperaturas, necesitamos mantenernos bien hidratados. Tomá de 2 a 3 litros de agua por día (puede ser agua pura, mate o tereré, ambos sin azúcar, o jugos sin azúcar agregada). No esperes a tener sed para tomar líquido, ya que la sed es el primer síntoma de deshidratación. Mantenete constantemente con tu botellita de agua.
Tip 2: Recurrí a las frutas y verduras, que además de un montón de buenos nutrientes, tienen un gran aporte de agua. Consumí 5 porciones de frutas y verduras, y si son crudas, mucho mejor.
Tip 3: Hacé ejercicio. Movete lo que puedas, dentro de los horarios permitidos, con protector solar, y siempre con botellita de agua o jugo sin azúcar en mano. La actividad física mejora tu cuerpo, tu ánimo y te ayuda a mantener activo tu metabolismo.
Tip 4: Lo social tiene que dejar de ser un problema. ¿Te pasa que en verano salís más a comer? ¿O las noches se prestan para compartir con amigos y familia? Bueno, tranquilo/a. Mi consejo es: cuidate y alimentate bien durante el día; y a la noche date ese gusto de comer rico pero conectate con tu panza.
Tip 5: ¿Qué es conectarse con la panza? Uno de los consejos más importantes para que no aumentes de peso es escuchar a tu cuerpo. No comas en automático, sin ver qué y cuánto llevás a tu boca. Prestate atención al ver si estás satisfecho, o si estás comiendo porque está rico nada más o por pura costumbre.
Y acordate: Comé Sano, Sumá Vida.