Por Adrián Ramírez (*)
A partir de la falsa noticia sobre un ritual en la Casa Rosada, publicado por cristianos alarmados por la supuesta situación de satanismo explícito en los alrededores de Mauricio Macri, hubo voces que se levantaron para llevar conciencia al pueblo evangélico acerca de la celeridad con la que nos hacemos eco de lo primero que vemos en las redes sociales. La del pastor Adrián Ramírez es una de ellas. Lo siguiente, fue tomado de su muro en facebook.

Pienso:
1) Al ver cómo se difunden tan rápido algunas cosas, sin ser revisadas y comprobadas de manera responsable, antes de ser compartidas.
2) Al notar la excesiva credibilidad de muchos evangélicos, que sin cuestionarse, ni cuestionar la información recibida, reaccionan de manera inmediata y hacen suya una noticia que puede o no, ser verdad. Incluso cuando son advertidos acerca de la falsedad de su noticia, se enojan con quien les advierte, viéndolo casi como a un enviado del diablo que defiende lo malo.
3) La relevancia que se le da a cada cosa que hacen los umbandistas en este caso. Decenas de pastores han pasado por la casa rosada y miles de cristianos hemos marchado y nos hemos concentrado para orar e interceder por nuestro país, y nunca los umbandistas publicaron su alarma por lo que nosotros hacemos, pero sale una foto de unos cuantos de ellos y moviliza a miles de cristianos que parecen más asustados que fastidiados con esas acciones de esta secta.
Esto pienso:
Que toquen sus tambores, que maten a sus animales y hagan sus ofrendas; nosotros sabemos que en una guerra de altares, el mayor sacrificio gana. Y no existe mayor sacrificio, ni sangre más poderosa que la del Hijo de Dios. No reaccionemos asustados cada vez que aparecen, dejamos mal el evangelio que decimos representar. Un/a hijo/a de Dios, clamando en su cuarto al Dios todopoderoso, puede más que cientos de satanistas y espiritistas haciendo sus rituales.
Por último, si los que crearon esta falsedad son evangélicos son mentirosos conscientes, y si no lo son, ya saben que los evangélicos compartimos cualquier cosa y después preguntamos.
Adrian Ramírez es pastor evangélico