Por Gustavo Romero (*)

A fin de año muchos se lamentan por las bajas notas escolares de sus hijos. Pero ¿que estamos haciendo como padres hoy para colaborar en un mejor rendimiento escolar? Es más ¿que estamos haciendo para fortalecer su autoestima frente al desafío de aprender?

Depositar la responsabilidad en los docentes es abandonar nuestro deber como padres.Reemplacemos las horas de televisión por mirar el cuaderno de nuestros hijos. Animémonos a hablarle a los ojos. Tirémonos al piso a jugar donde ellos juegan. Vayamos con él a jugar a la pelota a la plaza. Demos de tomar el té a sus muñecas con ella. Lavemos los platos juntos.
Involucrémonos en su vida.

Enseñemos con el ejemplo.

(*) Gustavo Romero, consultor psicológico.

prgustavoromero@gmail.com