(Lunes 21 de mayo de 2018).- La cita del domingo 20 de mayo tenía como objetivo concientizar a la población y especialmente a los legisladores sobre la necesidad de defender las dos vidas: la de la madre y la del bebé que está en su vientre.
El proyecto de ley para la despenalización del aborto se aproxima con paso amenazante y las opiniones están divididas en todos los sectores de la sociedad. Los números de algunas encuestas así lo reflejan, pero también hay una franja importante que tiene posiciones encontradas respecto a este tema sensible que, como si hiciera falta, ha creado otra grieta en la sociedad argentina.
Diferentes organizaciones pro-vida convocaron ayer a una movilización que, en principio, tendría su punto de partida la Plaza de Mayo, pero que, sin aviso previo alguno, fue copada por una de las fiestas de colectividades que suele organizar el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Eso hizo que, improvisadamente, las decenas de miles de personas que se habían dado cita tuvieran que iniciar la recorrida unas cuadras más hacia la Avenida 9 de Julio.
La marcha, que dio inicio unos minutos después de las 15:00 horas, fue encabezada por profesionales de la salud portando una pancarta que ocupaba casi todo el ancho de la Avenida de Mayo, con un claro mensaje en defensa de las dos vidas. Entre esos profesionales se encontraban el Dr. Gabriel Flores Ciani, presidente de la ONG Amor en Acción, y la Dra. Cecilia Otero, vicepresidenta de la misma institución. Durante la marcha, fueron abordados por los medios allí presentes, como TN, quien a través de su cronista consultó acerca de la seguridad que una ley así podría ofrecerle a las mujeres que abortan para acceder a una mejor atención médica. El Dr. Flores Ciani expresó que “el sistema de salud en Argentina no está preparado para recibir y atender a las mujeres que desean practicarse un aborto. Los hospitales no tienen gasas, vacunas, medicamentos, etc. Sería sobrecargar a los hospitales con más cirugías por el aborto. El sistema de salud está colapsado”, pero fue terminante respecto al tema ético de quienes ejercen la medicina, aclarando que “por otro lado, los médicos, en el juramento Hipocrático, juramos curar a las personas y dice claramente que como médicos no debemos prestarnos a realizar un aborto”.
La Dra. Otero agregó que de aprobarse la ley “nos encontraríamos ante una catástrofe sanitaria. Esto trae decadencia moral al país. Creo que esto es involución. No tenemos por qué copiar recetas de países que ya fracasaron con esto”.
Cabe destacar que tanto el Dr. Flores Ciani como la Dra. Otero, fueron expositores en el recinto donde se está realizando el debate previo al tratamiento del proyecto de ley en las cámaras.
La Dra. Jael Ojuel fue otra de las profesionales que expuso en las audiencias previas, y se expresó de esta manera: “Argentina no puede elegir el aborto como tratamiento; la causa de base es el embarazo no deseado. Realicemos medidas preventivas del mismo, pero jamás la muerte de un ser en formación es la solución. Debemos colocar el presupuesto de salud pública en tratar la causa de base. Como argentinos podemos unirnos para elegir la vida para pararnos sobre las creativas soluciones y defender la vida. Espero que los señores Diputados nos permitan ser la generación que se levanta con trabajo, esfuerzo, educación y amor para defender esta loable causa porque cuando se ama la vida siempre va a haber un camino para defenderla”.
Por otra parte, la abogada Ayelén Caffarena, quien fuera oradora en aquél primer encuentro en el congreso el pasado 7 de marzo, sostuvo que “esta marcha demuestra claramente que Argentina es pro-vida y milita a favor de las dos vidas, tanto de la mujer, como de la persona en gestación. Lo que nos quieren proponer a través de los proyectos de legalización del aborto es institucionalizar la violencia, el abuso, la cultura de la muerte y la cosificación de la mujer. Como ciudadanos de este país, les pedimos a nuestros representantes, políticas superadoras y no aquellas que invisibilizan las problemáticas reales del embarazo no deseado”.
También fue parte necesaria en la convocatoria el pastor Gabriel Ballerini, director de Bioética de ACIERA (Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina), uno de los referentes a la hora de aparecer en los medios masivos de comunicación para llevar conciencia sobre la gravedad de tener una legislación favorable a la práctica del aborto. Entrevistado por TN, Ballerini destacó que: “En esta multitudinaria Marcha por la Vida, nuevamente la parte sana de la Argentina volvió a manifestar su rechazo al progresismo abortista y al feminismo descarnado que quiere imponer la muerte Legal, Segura y Gratuita de los niños por nacer. No existe un derecho a matar. El derecho es a la vida, que es el primero de todos los Derechos Humanos que cualquier Estado democrático, inclusivo, justo y no discriminatorio debe respetar”.
Con una maestría en ética biomédica, y una licenciatura y profesorado en teología, este pastor denunció el 3 de mayo en el Congreso Nacional la “argumentación fundamentalista” del “progresismo agnóstico”, defendió el “derecho a las dos vidas” y les advirtió a los legisladores presentes que “aprobar la despenalización del aborto y el derramamiento legal de sangre va a traer condena y maldición sobre la Argentina”.
La marcha tuvo su cierre frente al Parlamento, sobre un escenario donde se leyó un manifiesto y un pedido explícito a los diputados y senadores para que esta ley no sea aprobada. Personalidades del mundo del espectáculo y los medios estuvieron presentes dando su apoyo, tal cual lo hicieron en la campaña previa a través de videos que se viralizaron por internet.